SOBRE MÍ...

ANGEL L.A.

Profesor de Yoga, entrenador personal y creador de Corpolisto

MI HISTORIA PERSONAL

Una infancia con problemas de salud.

Algunos de los recuerdos de mis primeros años de vida son mis habituales visitas al pediatra debido a mis resfriados periódicos y de larga duración, junto a una anemia crónica que trataba con odiados platos de lentejas e hígado de cerdo, que tenía que comer para elevar mis niveles de hierro.

Además tenía que revisar dichos mis niveles de hierro mediante extracciones de sangre cada dos o tres meses.

Todo lo anterior se unía a las risas y críticas de mis compañeros y familiares debido a mi extremada delgadez y pequeña estatura.

Comentarios como: «es que no te dan de comer», «a este niño se le marcan las costillas», «mira que cara tiene tan chupada», «parece que tiene patas de pollo», «come más petit suisse»… todo ello hacia que mi obsesión fuera crecer y ganar peso con el fin de no tener que escuchar más esos comentarios.

Como hobby para llevar la situación tenía el fútbol al cual jugaba a todas horas y me hacia olvidarme de todo. Hasta que por motivos de crecimiento empecé a tener dolores crónicos de rodillas, que en sus momentos agudos me impedían incluso caminar, y eran tratados mediante inyecciones (a día de hoy sigo sin saber si ese era el mejor tratamiento).

MI ADOLESCENCIA

La edad de los complejos.

A los 14 años avergonzado por mi estatura y mis problemas de rodillas con el fútbol me acomplejé y solo iba de mi casa al instituto y del instituto a mi casa.

En ese momento de mi vida observé que sin apenas salir de casa parecía que siempre estaba resfriado pues me levantaba con estornudos y moqueta. Siempre tenía que llevar pañuelos conmigo. La situación me pareció extraña teniendo que acudir al médico a tratarla.

Fue entonces cuando me detectaron varias alergias; ácaros, olivo, pelo animal…

Además debido a mi aislamiento comencé a engordar. Aunque mis brazos seguían siendo palillos, comencé a acumular grasa abdominal, motivo por el cual me gané el apodo de Ronaldo (el gordo).

Esto hizo que comenzara seriamente a preocuparme por el cuidado de mi cuerpo y para eliminar esa grasa abdominal empecé a torturarme a abdominales (jajaja).

AL GIMNASIO

Principio del interés por la salud.

Con 17 años (antes no por el complejo de altura pues «el gimnasio te para el crecimiento» jajaja) con el objetivo de marcar abdominales y ganar musculatura comencé a asistir durante 5 años de manera religiosa al gimnasio.

Fueron años en los que mi entrenamiento se resume en;

Uno o dos grupos musculares por día, 3 ejercicios/grupo muscular, con unas 3-4 series de cada uno a 10 repeticiones.Y con la alimentación a raja tabla: muchísima pasta y arroz con carne, pescado y huevos.

De septiembre a abril eso, de mayo a agosto añadía algo de «cardio» y comía menos para definir que llegaba el verano.

Si alguna vez has estado en algún gimnasio seguro que te suena la receta.

Mis resultados fueron un aumento de peso de unos 6 kg de los cuales probablemente un 80% fueron de grasa.

Analizada ahora la rutina no me extraña que mis resultados no fueran mejores a pesar de mi pobre genética.

Estos nefastos resultados me llevaron a buscar rutinas en google hasta que en una de mis investigaciones sobre entrenamiento de griegos y romanos descubrí la calistenia o entrenamiento con el propio peso corporal.

Desde entonces no he vuelto a poner un pie en un gimnasio ni utilizar una máquina de fitness, me convertí en un apasionado de la calistenia, más tarde del Yoga y mi vida ha girado en torno al entrenamiento, la salud y el bienestar.

CRISIS EXISTENCIAL

Desmotivación.

Como buen estudiante y chico responsable terminé mis estudios universitarios sin repetir curso ni asignatura y con apenas 19 años me encontraba trabajando en una oficina de lo que había estudiado en plena gran crisis mundial de 2009.

Años después llegó un buen salario, un coche y un buen horario pero sentía un enorme vacío del cual solo lograba evadirme con ejercicio físico.

Ese sentimiento de insatisfacción por la vida que llevaba me hizo iniciarme en un grupo de meditación que me ayudó a empezar indagar en lo más profundo de mi ser aquello que podría hacer con mi vida para cambiar un situación y alcanzar mi bienestar y felicidad.
Tras varios análisis profundos de mi vida aposté por dedicar el resto de mis días a aquello que a mi siempre me había ayudado a llevar las malas situaciones y a mantenerme presente: el deporte y la actividad física.

¿Porqué no ayudar a otros con aquello que a mi me apasiona y disfruto y que no me cuesta ningún esfuerzo hacer pudiendo ser de ayuda a otras personas?

“En el servir a los demás está la grandeza del ser humano”

Posturas de Yoga

CREANDO MI NUEVO CAMINO

Mi apuesta por el Yoga, calistenia, entrenamiento personal y un estilo de vida.

Es entonces con claridad cuando tomé la decisión de romper con mi vida anterior, dejé mi trabajo y comencé a formarme llegando a conseguir varias certificaciones específicas y de calidad mundialmente reconocidas en entrenamiento personal, calistenia o entrenamiento inteligente e instrucción en yoga así como acumular una experiencia de más de 10 años de entrenamiento.

Hasta finalmente crear mi propio camino, mi auto realización haciendo aquello que disfruto y me conecta con mi ser y entregando eso que soy al servicio de los demás. Lo que viene siendo unir pasión y trabajo.

Y es así como he llegado a encontrarme ayudando a personas como tu a obtener excelentes resultados con su estado de forma, salud y bienestar usando su cuerpo como gimnasio.

CORPOLISTO

Ponte fIT usando tu cuerpo como gimnasio.

Corpolisto ha nacido de mi motivación por poner a servicio del mundo mi pasión por el entrenamiento físico, la salud y bienestar.

Es un espacio para ponerte en forma y cuidar tu salud, mejorar tu bienestar e imagen personal a través de usar tu cuerpo como gimnasio con planes de ejercicio que mezclan ejercicios con tu peso corporal de calistenia y de yoga con la intención de que sientas el cambio en tu salud y forma física desde el primer momento en que empieces a practicar Yoga o entrenar conmigo.

Ir arriba