Dolor de cuello

¿Tendencia a sufrir dolor de cuello y espalda alta o cervicales y todavía no sabes qué hacer para corregirlo? Las molestias en el cuello o sobrecargas cervicales son uno de los problemas de salud más recurrentes en la actualidad.

Descubre en este post una rutina fácil de ejercicios que te ayudará a aliviar tus dolores de cuello.

Tipos de dolor de cuello

El cuello es una articulación flexible que soporta el peso de la cabeza, por lo que puede ser vulnerable a lesiones y trastornos que causan dolor y limitan el movimiento. Entre las causas del dolor de cuello se incluyen las siguientes:

  1. Articulaciones desgastadas. Al igual que las demás articulaciones en el cuerpo, las articulaciones del cuello tienden a desgastarse con la edad. La artrosis hace que las protecciones (cartílago) entre los huesos (vértebras) se deterioren. De esta manera, el cuerpo forma osteofitos que afectan el movimiento de las articulaciones y causan dolor.
  2. Pinzamientos. Las hernias de disco en las vértebras del cuello pueden hacer presión los nervios que se expanden desde la médula espinal.
  3. Lesiones. Las colisiones automovilísticas en la parte posterior a menudo provocan una hiperextensión cervical, que ocurre cuando la cabeza se sacude hacia atrás y hacia delante, y elonga en exceso los tejidos blandos del cuello.
  4. Enfermedades. Ciertas enfermedades, como la artritis reumatoide, la meningitis o el cáncer también pueden causar dolor de cuello.
  5. Tensiones musculares. La sobrecarga producida por situaciones habituales como permanecer muchas horas encorvado en frente al ordenador o teléfono, por lo general causa tensiones musculares. Incluso las cosas mínimas, como leer un libro en la cama o apretar los dientes, pueden causar tensión en los músculos del cuello.


Es sobre la aflicción causada por esta última causa sobre la que trataré de incidir con la propuesta de ejercicios que haremos más adelante. Estas posturas forzadas tienen el efecto de acortar determinados músculos por sobreuso, y desactivan su compensatoria por poco uso.
Estas descompensaciones terminan por modificar la posición natural de tu columna a largo plazo evocando dolor o molestias puntuales que con el tiempo acaban siendo crónicas.

Yoga para cervicales

La practica del Yoga puede tener sus beneficios en la reducción de las tensiones musculares en la zona de tu cuello mejorando tu postura a nivel cervical y de espalda superior.

Lo más importante en las clases de Yoga cuando hay molestias en el cuello es evitar posturas forzadas que alteren la alineación de la zona cervical y saquen tu cuello de su eje natural. Posturas en que exista una excesiva flexión cervical como sarvangasana (la vela), halasana (el arado), o aquellas en las que hiper extiendas el cuello en exceso son asanas que deberías evitar.

El hecho de que se trabaje respetando la alineación postural en cada una de las posturas de Yoga te ayuda a que durante su practica seas consciente de mantener una postura correcta y alineada y luego extrapolarlo a tu vida diaria. También a través de la escucha corporal en las clases de Yoga te das cuenta de que movimientos puedes permitirte realizar con tus cervicales y que ejercicios de cuello te molestan más.

Pero en mi opinión ejercitarte respetando una higiene postural con posturas de Yoga es insuficiente para quitar el dolor de cuello cuando este se manifiesta. Además de que siempre es mejor prevenir, pero sobre todo cuando aparece el dolor de cuello es cuando debes preocuparte e incorporar trabajos con ejercicios específicos para aliviar las molestias.

Ejercicios para quitar el dolor de cuello y espalda alta

A continuación te propongo una tabla de ejercicios con la que puedes empezar a corregir o prevenir la hipercifosis de tu zona cervical, consiguiendo relajar tu cuello, aliviar tus dolores y evitar futuros problemas de salud fruto de una mala higiene postural.

La rutina se centra en descontracturar con la liberación, movilidad y flexibilidad de los músculos que se encuentran en tensión como el trapecio superior, extensores cervicales, deltoides anterior, y pectoral menor, y en una activación de la musculatura desactivada como son los flexores profundos del cuello y retractores escapulares.

Conclusión

Para la rutina mostrada no es tan importante que ejecutes todos los ejercicios pero si que selecciones al menos cuatro o cinco de ellos y los realices con constancia.

La perseverancia será clave en la reducción del nivel de dolor de cuello cuando este procede de un exceso de tensión o mala higiene postural sostenida a lo largo del tiempo.

Tú eres el que provoca con las posturas forzadas que mantienes a lo largo del día esta situación actual y tú eres el único que trabajando puede solucionarlo y aquí tienes las bases para empezar desde ya.

Además si quieres complementar las actividades propuestas y mejorar tu alineación postural, fuerza y flexibilidad con clases de Yoga apúntate a mis clases completas de Yoga y practica en casa sea cual sea tu nivel.
Y recuerda que la vida es pragmática por lo que no creas nada de lo que te comparto mejor experiméntalo por ti mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba